Rechazada viabilidad ambiental al proyecto piñero en Humedal Térraba-Sierpe

0
43
127087099087086X0802Y066100F000000000
  • Ambientalistas presionaron al gobierno para suspender el monocultivo de esta fruta en la zona, por parte de PINDECO
  • El humedal, ubicado en Palmar Norte fue declarado de importancia internacional por la Convención RAMSAR.
  • Sitio arqueológico en la zona fue declarado patrimonio de la humanidad por parte de la UNESCO en 2014.
Ambientalistas se reunieron frente a SETENA a finales de Noviembre para decir no a la expansión piñera en Palmar Sur.

“Era urgente tomar consciencia de la gran relevancia de la fragilidad ambiental del sitio del proyecto de cultivo de piña”, afirmó el Ministro de Ambiente Carlos Manuel Rodríguez. Este jueves 19 de diciembre se suspendió la viabilidad al proyecto y se ordenó a la empresa abstenerse de realizar cualquier actividad relacionada con esta iniciativa.

La gran fragilidad ambiental del sitio y el resguardo del patrimonio arqueológico de la zona fueron las principales razones por las que se tomó esta decisión, después de que en 2016 se había otorgado este permiso por parte de la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA).

Lucha ambientalista

Esta resolución se da luego de años de presiones por parte de los grupos ambientalistas, que denunciaban que no se habían realizado los estudios pertinentes para dar estos permisos.

En 2017 la Federación Costarricense para la Conservación de la Naturaleza (FECON)  emitió un Recurso de Nulidad interpuesto al Expediente D1-18758-2016-SETENA. Desde ese año se paralizaron las obras.

En el siguiente gráfico mencionamos paso a paso los hechos más relevantes:

En noviembre anterior, SETENA consideró que este recurso era extemporáneo y mantuvo la viabilidad ambiental a este proyecto. Posteriormente se llevó la apelación a manos del Ministro de Ambiente, a la espera de su pronunciamiento sobre el tema.

Simultáneamente, cientos de ambientalistas realizaron manifestaciones y firmaron una petición para frenar este proyecto, el cual ponía en peligro el bosque natural y el humedal que se encuentra dentro de la finca en cuestión.

Sin dejar de lado los hallazgos del último Informe de Estado de la Nación, que indicaba que para 2017,  3.824 hectáreas de piña fueron sembradas dentro de Áreas Silvestres Protegidas y 16.385 hectáreas de piña invadieron humedales.

“Con esta resolución, hacemos efectiva la garantía de la protección del medio ambiente y en especial de las Áreas Silvestres Protegidas (ASP), ante el peligro de las actividades antrópicas como los monocultivos y otras como el uso de agroquímicos asociadas a ellas, pues éstas constituyen el elemento central de la protección de la biodiversidad”, expresó Rodríguez.

Comentarios