En busca del cambio humano para salvar el planeta

0
19

Las proyecciones sobre el calentamiento global, la contaminación y la presión sobre los recursos naturales pintan un panorama sombrío del futuro del planeta. La humanidad se erige como la protagonista y  causante de esta problemática, por lo que el cambio humano se torna crítico para revertir esta situación.

Victor Hugo Lizana, Formador Internacional en Coaching Ontológico Relacional visitó el país para participar en Sw!tch: Festival para aprender a cambiar el mundo. Durante el evento, realizado del 16 al 18 de junio y organizado por la Fundación Pro Energías Renovables (FUPER),  el conferencista chileno brindó 2 charlas sobre el cambio humano.

IMG_3476
Victor Lizana expuso en la Antigua Aduana en San José.

El experto compartió con Agenda Planeta 6 claves para lograr el cambio humano y así cambiar el mundo, las cuales le presentamos a continuación:

Generar relaciones ecológicas: Lizana explicó la importancia de las relaciones ecológicas, las cuales se refieren a los vínculos de las personas con su entorno, incluyendo las relaciones interpersonales así como el contacto con el medio ambiente. “Elijo comportamientos que además de ser sanos para mí también sean sanos para el mundo” detalló.

Definir el foco: Para lograr relaciones ecológicas, es necesario definir el foco o camino que se quiere seguir: “el foco orienta nuestra ruta y es punto de referencia, “algo” que quiero que pase y ese “algo” que quiero que pase puede ser material, inmediato, a largo plazo, se puede entender también el foco como un objetivo importante o tema, o la visión de futuro, o un sueño que se desee concretar” detalló el experto.

Esta visión de futuro puede abarcar diversas dimensiones del ser humano, tanto personales, sociales, ambientales, entre otras. Para el experto, contar con esta conceptualización es esencial cuando llega el momento de juzgar y evaluar si las acciones cotidianas son efectivas, si éstas impactan en aquello que es relevante y si son ecológicas.

Ejercitar la autogestión: Estudios realizados por Lizana, han demostrado que la mayoría de las tareas que realiza un trabajador en promedio, no se relacionan con los objetivos estratégicos de las organizaciones. “Al ámbito personal yo creo que no hay una gran diferencia, si es que alguien no se ha dedicado a hacer el ejercicio, eso nos muestra que la mayoría de las tareas que hacemos cotidianamente a nivel personal o incluso a nivel organizacional, mientras que no hagamos el ejercicio de autogestión, se relacionan con cosas que no repercuten en temas que sean importantes para la persona u organización” afirmó el conferencista.

El reto es hacer el ejercicio de reflexión, análisis y contraste de tareas cotidianas vs objetivos de vida o foco de vida. “No resulta espontáneo ni fácil a veces, por eso se llama ejercicio, porque tiene un grado de desgaste, y también al hacer un ejercicio de manera permanente eso tiene una ganancia” dijo Lizana.

Conexión consciente: El coach afirmó que hay un estado de desarrollo como humanidad que se requiere con urgencia, para lograr mitigar y revertir la situación del planeta. “El desarrollo es un estado de madurez con toma de conciencia, con darnos cuenta de que no estamos solos y somos parte de un sistema” comentó.

Cambio de paradigma: Tomar consciencia del espacio de poder que posee cada persona, por ejemplo al definir sus hábitos de consumo, el combustible que se utiliza, la dieta, o por quien votar, implica un cambio de paradigma. “Tenemos un paradigma de que hay un líder que cambia las cosas, el cambio es que el líder no es alguien que está afuera, es alguien que está adentro, el cambio es conectar con todos los líderes internos que hay en el mundo” afirmó Lizana.

La esperanza es el combustible: En la actualidad existen diferentes propuestas, tanto de pensamiento como de acciones concretas, que buscan hacerse cargo de esta desconexión.  Según Lizana “si nosotros comenzamos a ocupar solo el espacio de poder al que tenemos derecho de manera colectiva, sincronizada, conectada, podemos generar grandes cambios”.

El futuro del planeta está en manos de la humanidad y en este sentido Lizana considera que aún hay esperanza para cambiar el mundo. “La esperanza es el combustible que nos va a permitir compensar y revertir las cosas” afirmó.

Comentarios