Industrias costarricenses experimentan tímida transición hacia los refrigerantes naturales

0
20

Acciones concretas a nivel público y privado, así como capacitación y legislación sobre su uso y disposición, son necesarias para lograr una transición efectiva de los refrigerantes tradicionales hacia los naturales o ecológicos en el país. Así lo revela un estudio presentado por la Cámara de Industrias (CICR) el pasado mes de mayo, 2015.

El estudio, realizado por los estudiantes estadounidenses Hailey Cambra, Joseph Hill, David Knutson, y Sunny Sang Nguyendel Instituto Politécnico Worcester (WPI por sus siglas en inglés), en convenio con CICR, realizó un diagnóstico sobre la situación actual en el sector privado, así como las acciones a nivel público para mitigar esta problemática.

Impacto ambiental:

Los refrigerantes son las sustancias químicas que permiten el funcionamiento de máquinas de enfriamiento, tales como refrigeradoras y aires acondicionados. Existen varios tipos, entre ellos los que pertenecen a la familia de Clorofluorocarbonos (CFC) y los Hidroclorofluorocarbonos (HCFC).

El Ingeniero Rodolfo Elizondo, Coordinador del Plan para la Gestión de la Eliminación de HCFCs (HPMP) en Costa Rica, explicó que los CFCs dañan la capa de ozono. Afortunadamente estas sustancias fueron prohibidas en Costa Rica y no se comercializan desde el año 2010.

“Los refrigerantes de la familia de los HCFCs tienen también poder de agotamiento de ozono pero con un 95% menos de imparto sobre el ozono, el potencial de calentamiento global es alto en estos refrigerantes también” detalló Elizondo. Se espera controlar y eliminar el inventario de estas sustancias en el país, y será prohibida su importación en el año 2030.

256_CRV_800_MIXTA
El uso de los refrigerantes se ha expadido a nivel mundial debido al auge de productos congelados.

La alternativa son los refrigerantes tradicionales, los cuales no dañan la capa de ozono ni contribuyen al calentamiento global. Estos se utilizaban antes de 1950 y fueron la primera generación de estos químicos, antes del surgimiento de los CFCs y HCFCs. El cambio hacia estas sustancias ecológicas, implica la sustitución de equipos y su manejo respectivo.

Transición de las industrias costarricenses:

Mauricio Blandino, Asesor en ambiente y responsabilidad social de la Cámara de Industrias de Costa Rica, afirma que la sustitución de las sustancias tradicionales hacia las ecológicas, es un proceso que lleva tiempo, debido a la inversión y sustitución de equipos que se requiere. “Hacen falta acciones para convertir el inventario que tenemos todavía en el país, tanto a nivel privado como gubernamental” comentó.

El estudio revela que existen vacíos de comunicación entre el sector público y privado, que impiden un progreso más eficiente en esta transición. Esto debido a la necesidad de un cambio hacia tecnologías que permitan proteger el planeta, pero que también sean sostenibles económicamente.

En la investigación se sugieren alternativas que se han implementado en otros países, como los incentivos y financiamiento a las empresas para que cambien sus equipos hacia la tecnología de los refrigerantes ecológicos. Por otro lado, sugieren la creación de una planta de recolección, manejo y disposición de desechos de este tipo.

“Actualmente no hay acciones de incentivo, sin embargo se cuenta con programas de asistencia técnica y capacitación para el sector” afirmó Blandino. A nivel gubernamental el gobierno está implementando controles a la importación de sustancias tradicionales, además se busca incentivar a los importadores a que adquieran equipos con tecnologías con refrigerantes naturales.

Elizondo indica que se está apoyando al Instituto Nacional de Aprendizaje en el establecimiento de especialidades para técnicos y se trabaja con las universidades para incorporar la temática de refrigerantes naturales en la formación de los profesionales. Se espera generar un programa de certificación de técnicos en la materia, que permita una adecuada manipulación de gases y equipos, evitando que estos se filtren y generen emisiones.

De igual manera, se requiere una ley que regule el manejo y disposición de los gases tradicionales, ya que aún no existe un marco legal en este sentido. No obstante, Costa Rica ratificó en 1991 el Protocolo de Montreal, el cual busca controlar la producción y el consumo de sustancias nocivas para la capa de ozono, lo cual ha fomentado acciones en pro de esta causa.

Comentarios