Festival eléctrico invitó a sus asistentes a dejar atrás combustibles fósiles

0
5
  • Costa Rica aprobó recientemente la Ley de Inventivos a la movilidad eléctrica para fomentar este tipo de transporte.
  • Personas de todas las edades se mostraron interesados en conocer sobre esta tecnología

Desde carros, motos, scooters y hasta bicicletas eléctricas fueron parte de las opciones presentadas en el 2do Festival de Movilidad Eléctrica. El evento permitió dar a conocer sobre esta nueva forma de transporte sin emisiones, desde la perspectiva de sus usuarios.

Durante la actividad, realizada el pasado 3 y 4 de Marzo en Avenida Escazú, las personas pudieron compartir con expertos, distribuidores y dueños de estos vehículos con el fin de hacer preguntas, obtener información y hasta probarlos.

IMG_3800.JPG
Un carro eléctrico dura entre 8 y 11 horas para cargar desde un enchufe convencional, y entre 2 y 3 horas desde una estación de carga.

Eric Orlich, Presidente de la Asociación Costarricense de Movilidad Eléctrica (ASOMOVE), quienes organizaron el evento junto a Costa Rica Limpia, asegura que la segunda feria ha sido 5 veces más concurrida que la primera, realizada el año anterior. Además se contó con mayor cantidad de usuarios de carros eléctricos “Cada año esto crece con una velocidad impresionante”, afirmó.

De la teoría a la práctica

Gerardo Arias, era usuario de carros convencionales, sin embargo hace unas 5 semanas adquirió su automóvil eléctrico. En su caso adquirió un carro usado, sin embargo, en la actualidad 3 agencias ofrecen automóviles nuevos.

“Desde que adquirí el carro he gastado cero en gasolina, el recibo de la luz ha aumentado unos 6 mil colones” explicó Arias. El conductor explicó que tiene la posibilidad de recargar en casa, pero también puede utilizar los puntos de recarga que estén a disposición, los cuales en la actualidad son gratuitos.

Allan Blanco, de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL), asegura que actualmente existen 31 estaciones de carga, y que próximamente se estarán instalando 110 más, las cuales serán tanto públicas como privadas.

Por su parte Juan Arias, posee una bicicleta eléctrica, y se declara fanático de esta tecnología y hasta decidió comercializarlas. Para él los beneficios incluyen el ahorro de tiempo y dinero, además de la salud y calidad de vida, sin dejar de lado la disminución en el uso de hidrocarburos y la contaminación.

“Es una tecnología limpia y hay que tomarla de ya, de hecho si usted habla con los jóvenes, los milennians, esto es lo que ellos quieren y promueven, los que tenemos que cambiar somos los que estamos un poquito más adultos” indicó Arias.

Orlich afirma que el impacto de la movilidad eléctrica en el medio ambiente es enorme: “el cambio de uno decidir a usar un vehículo que contamina a uno que contamina es una decisión personal que hace un gran cambio” comentó.

Comentarios