Gobierno, empresa y comunidad se unieron para recuperar corredores biológicos interurbanos

0
66
  • Proyecto busca promover las ciudades verdes en 7 cantones de la Gran Área Metropolitana (GAM)
  • Falta de planificación urbana ha caracterizado el crecimiento de las ciudades a lo largo de los años

¿Te imaginas una ciudad donde se protege la biodiversidad y en la cual sus habitantes puedan aprovechar los beneficios de la naturaleza y mejorar su calidad de vida? Esto es lo que busca el proyecto Biodiver_City.

Pero este imaginario de una ciudad verde no es nuevo: muchas personas y organizaciones han venido realizando acciones para lograrlo por muchos años, y hoy tienen la posibilidad de unir esfuerzos e interconectarse.

Lograr las metas de descarbonizar la economía para el 2050 en Costa Rica, así como el acuerdo de París, exigen la toma de acciones climáticas conjuntas por parte del gobierno, instituciones públicas, empresa privada y ciudad civil.

Conectando bosques

El proyecto Biodiver_city se está implementando por medio de la cooperación alemana GIZ.

“Los habitantes que vivimos en ciudades dependemos de ecosistemas urbanos y los beneficios que nos dan: espacios verdes que nos permiten la recreación, nos dan salud física y mental, suelos sanos que dejan infiltrar el agua de lluvia evitando inundaciones, vegetación que limpia el aire para respirar, captación carbono contribuyendo a mitigar el cambio climático y crea un microclima más agradable para la gente, entre muchos beneficios más.”, manifestó Maike Potthast, directora de Biodiver_City.

Sin embargo, históricamente la falta de planificación urbana es lo que ha caracterizado la zona urbana del país. Y es que la Gran Área Metropolitana (GAM) es la aglomeración urbana más grande y con la mayor densidad de población de Costa Rica. En tan sólo 4% del territorio se alberga a más de la mitad de la población total del país, tiene un área de 2.044 km² y alberga a una población que supera los 2.6 millones.

Sergio Feoli, Ingeniero Forestal encargado de Proceso de recursos naturales y mejoras de cuenca de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) resaltó la importancia de preservar estos espacios naturales en la ciudad, para proteger la flora y fauna, así como el recurso hídrico.

”Un corredor biológico interurbano lo que va a unir es de la parte alta de la cuenca donde hay bosques, a la parte baja de la cuenta, para la mejora de servicios ecosistemicos como el agua, calidad de vida de las personas” explicó.

Biodiver_city buscará la recuperación y conexión de los ríos más importantes de la zona, que son parte de las cuencas más contaminadas de todo el país: el Torres y el María Aguilar.

Esta interconectividad también permite unificar esfuerzos de diversos actores sociales, los cuales han permitido recuperar espacios urbanos, por medio de la reforestación y limpieza. Algunos casos inspiradores muestran que si es posible lograr recuperar estos espacios.

Sumidero de carbono en plena GAM

En la finca se realizan actividades de siempra y concientización ambiental para los empleados de CMA.

Lograr la carbono neutralidad fue un reto que la empresa CMA logró, gracias a un ambicioso proyecto de reforestación de su finca, ubicada en El Carmen de Guadalupe. . La finca mide un total de 10.43 hectáreas y cuenta más de 5.400 árboles, donde se ha logrado recoger todas las emisiones de CO2 que genera su operación.

Irene Soto, quien fue la precursora de esta iniciativa, recordó el cambio que tuvo el terreno, que inicialmente se encontraba muy deforestado. Con la reforestación del lugar, lograron crear un sumidero de carbono, es decir, un depósito natural de gas de efecto invernadero.

“Lo más caro es adquirir los árboles, ocupábamos 5000 árboles, y resiembras ya que hay mortalidad” explicó La empresa es una de las beneficiarias del programa Fincas en Prácticas Ambientales Sostenibles (Fincas PAS), de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL).

Soto asegura que la inversión vale la pena: “Es una inversión que se nos devuelve a las siguientes generaciones. Vamos a tener una mejor vida, nuestro país limpio” explicó.

Espacio para la comunidad

El Ingeniero Forestal Sergio Feolli recalcó la riqueza de los bosques del área metropolitana, que es de gran importancia y da gran belleza.

Otro caso de éxito, que forma parte del corredor biológico del Río Torres, es el parque comunitario de la Asociación de Desarrollo, en el Alto de Guadalupe. Este espacio pasó de ser un charral y botadero de basura clandestino, a un parque recreativo comunal.

Manuel Barrantes, presidente de la Asociación de Desarrollo, recordó los inicios del proyecto. En 2016 comenzaron a limpiar y sacar basura, además iniciaron la siembra de árboles.

“Todo lo ha sembrado la comunidad, con árboles donados por la CNFL, municipalidad y empresa privada” indicó. Actualmente el parque cuenta con árboles de limón, tacaco, e inclusive una chayotera.

Con solo ingresar al parque, las mariposas y pájaros se dejan ver. El terreno se encuentra en el margen del río Torres, cuyo caudal se muestra limpio y sin basura.

“La gente ha respondido, vienen y recogen su basura, vienen a pasear, generalmente la gente viene a buscar cómo ayudar” expresó el líder comunal.

Pamela Castillo, Viceministra de Recursos Naturales resaltó la importancia de estas iniciativas. “Debemos llevar las lecciones aprendidas y experiencias exitosas en conservación de la biodiversidad, como Corredores Biológicos, a las iniciativas urbanas para el bienestar social y económico”, resaltó.

 

Comentarios