Protocolo para proteger la capa de ozono cumple 30 años

0
27
  • El 16 de Setiembre se celebró el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono
  • Última Enmienda al Protocolo de Montreal se encuentra en proceso de aprobación en la Asamblea Legislativa.

El 16 de Setiembre de 1987, 28 países firmaron el Protocolo de Montreal con el fin de reducir las Sustancias Agotadoras de la Capa de Ozono (SAO). A 30 años de este evento, el país y el mundo han logrado  muchos avances, pero también han enfrentado muchos retos para preservar esta capa que protege al planeta de los rayos ultravioleta

Este Protocolo se volvió histórico en el año 2009 al convertirse en el primer tratado de la historia de las Naciones Unidas, en lograr la ratificación universal (196 países), junto con el Convenio de Viena sobre la protección de la capa de ozono. Costa Rica aprobómediante la Ley 7223.el acuerdo en el año 1991

Menos sustancias agotadoras

Pilar Alfaro, Coordinadora del Proyecto Fortalecimiento Institucional de la Oficina Técnica del Ozono del Ministerio de Ambiente y Energía, explicó que el objetivo del Protocolo es reducir las sustancias agotadoras de la capa de ozono (SAO): “Estamos hablando de las familias de los refrigerantes, principalmente se identificó los CFC o Clorofluorocarbonos, que eran los que impactaban en mayor medida la capa de ozono, y estos salieron del mercado a partir del 2010”.

agujero capa de ozono
Así lucía el agujero de la capa de ozono en Octubre de 2015. (Foto tomada de http://www.lavanguardia.com)

Otro de los grupos de  sustancias incluidas en el acuerdo, son los HCFC o Hidroclorofluorcarbonos, los cuales son un 95% menos dañinos que los CFC, sin embargo, también impactan  negativamente sobre la capa de ozono. El país se encuentra implementando un proceso de eliminación para los HCFC: “Esta estrategia Costa Rica la inició en el 2013 y continúa hasta el 2035,  la idea es llegar a ese año con un cero consumo de este tipo de sustancias” explicó Alfaro.

Nuevos retos

A estos 2 grupos de refrigerantes se les une un tercer grupo: los HFC o Hidrofluorcarbonos. Estos se promovieron en su momento como la alternativa a los CFC y HCFC, por lo que son muy utilizados en la actualidad. “La mayor parte de  nuestras refrigeradoras contienen HFC, y hemos descubierto que no agotan la capa de ozono, pero si cuentan con un alto potencial de calentamiento global” comentó la experta.

Este hecho obligó a la comunidad internacional a enmendar por quinta vez  el Protocolo de Montreal mediante la Enmienda de Kigali, con el fin de incorporar los HFC y así tomar medidas para controlar la producción mundial y el consumo de estas sustancias. En Costa Rica esta enmienda se encuentra en la corriente legislativa bajo el expediente 20380 esperando su aprobación, la cual se espera que ocurra el 2017.

Hacia un cambio

Luego de 30 años de acciones a nivel internacional para proteger la capa de ozono, aún se utilizan sustancias nocivas para esta, sin embargo, su producción y consumo cada vez es menor.  La vida media de estas sustancias en la atmosfera es de aproximadamente 100 años.

Jose Alberto Rodríguez,  de la Dirección de Gestión de Calidad de Ambiental indicó que “las sustancias que se liberaron no se van a degradar de forma inmediata, estas se mantienen en la atmósfera causando efectos negativos por un  largo periodo de tiempo, pero al menos no se ha liberado una mayor cantidad de estas sustancias que estén agotado esta capa de forma más acelerada durante estos últimos años”.

Existen estudios que afirman que el agujero de la capa de ozono se ha ido reduciendo debido a la disminución en el uso de las sustancias agotadoras, sin embargo, esto es variable debido a que la densidad y forma de este cambia dependiendo de la temperatura y la época del año. “De manera general podríamos decir que si hay un nivel de recuperación” confirmó la Coordinadora del Proyecto Fortalecimiento Institucional de la Oficina Técnica del Ozono.

Acciones como realizar un buen mantenimiento a los equipos de refrigeración y aire acondicionado, reparar las fugas que se presenten, así como disponer adecuadamente de los equipos que lleguen al final de su vida útil, son acciones que permiten contribuir con la protección de la capa de ozono. Así mismo, revisar que los aerosoles y equipos que se adquieran no contengan estos gases, ¡vos también podés ser parte del cambio!

Comentarios